Todos tenemos documentos confidenciales que no deberían estar a la vista. Con estas aplicaciones podrás cifrar tus archivos localmente o en la nube de manera sencilla.

Al hilo del post anterior, donde hablábamos de gestores de contraseñas, hoy le toca el turno a utilidades para cifrar nuestros archivos. Para conseguir ocultar tus documentos no hay nada mejor que guardarlos en un archivo o una carpeta cifrada, si lo que queremos es protegerlos de ojos curiosos. Hoy veremos dos alternativas para conseguir esto de manera sencilla.

 

¿Qué opción es mejor?

 

La primera opción es útil para crear una bóveda privada para almacenar cosas, como si de una unidad de disco se tratase. La segunda es algo diferente, sirve para crear una carpeta en donde podremos ir colocando nuestros archivos cifrados. 

Ambas son válidas, sin embargo, la primera es ideal para cifrar, por ejemplo, una unidad de disco como un pendrive, y la segunda es más últil para proteger los archivos que subimos a nuestros servicios de almacenamiento en la nube. Ahora veremos por qué.

 

VeraCrypt

 

VeraCrypt es un programa de código abierto que nos permite crear un archivo cifrado, que podremos llamar como queramos, en el cual podremos almacenar cosas. Se carga como un volumen de disco más al montarlo, y desde ahí podremos añadir o borrar archivos. Una vez lo cerremos nadie más podrá acceder a ellos, si no es con la contraseña que le hayamos asignado.

También permite cifrar unidades de disco, lo cual es útil, por ejemplo, si queremos mantener un pendrive con documentos confidenciales o una unidad de disco externa. El inconveniente es que, si pretendemos subirlo a la nube, será difícil que se nos mantenga actualizado, pues al no cambiar el archivo externamente, sino solo en el interior, el servicio de sincronización no reconocerá ningún cambio.

Para esto quizá nos convenga más la segunda aplicación de la lista, Cryptomator.

 

Cryptomator

cryptomator

 

Cryptomator es una aplicación que funciona como la anterior, creando bóvedas privadas donde podremos añadir y eliminar cosas. SIn embargo, a diferencia de VeraCrypt, crea carpetas donde los archivos se almacenan en bloques cifrados, por lo que es ideal para subir tus archivos privados a la nube.

Al mantenerse fragmentado en bloques, la sincronización si los actualizará, con lo que será posible el sincronizarlos y proteger las cosas que tengamos en nuestro Dropbox o similar de miradas ajenas. De forma similar, se montaría en el sistema una vez abierto como un volumen de disco, desd donde podremos operar con nuestros archivos de forma normal.

Ambos programas son código abierto, si bien en el caso de Cryptomator puede que nos animen a hacer alguna donación para apoyar el desarrollo. Por lo demás se pueden usar sin limitaciones.

 

¿Hay más alternativas?

 

Sí, por supuesto. Existen otros modos de cifrar tanto volúmenes como archivos, en el caso de Windows tendremos a BitLocker para cifrar nuestros volúmenes o a FileVault en el caso de Mac. En GNU/Linux también es posible cifrar nuestra carpeta principal con la contraseña de inicio, al menos en Ubuntu y similares. El inconveniente es cuando queremos movernos de un sistema a otro, en este caso, aplicaciones como las que vimos pueden ser de utilidad.