Docker es un sistema de contenedores muy popular. En esta guía rápida vamos a ver como podemos instalarlo en un sistema Linux y también algunos comandos útiles para trabajar con sus contenedores.

Nota: Cabe decir que no es un post para un usuario avanzado, si ya conoces Docker y lo has usado anteriormente, puede que lo encuentres un poco escueto. Lo sé, la vida es dura para todos…

Si estás interesado en adentrarte en el mundo de los contenedores, Docker proporciona un entorno fácil de usar con el que podrás desplegar un montón de servicios con un par de líneas de comandos. En este tutorial me centro en sistemas Linux, aunque también se puede usar en Windows y Mac, con sus peculiaridades, pero también es posible.

 

Instalando Docker

 

Vamos al grano, si tienes una máquina con Linux (en mi caso usaré un Ubuntu Server, pero valdría la versión de escritorio u otra distro) puedes instalar Docker desde la terminal con dos sencillos comandos:

 

Copiar

 

Esto descargará el script de instalación y lo ejecutará en tu máquina, instalando el entorno (necesitarás privilegios de administrador para esto). Una vez realizados los dos pasos, que pueden tardar más o menos dependiendo de tu máquina, deberías tenerlo instalado.

Para comprobar que todo está en orden puedes ver la versión que tienes instalada con la orden:

 

Copiar

 

Para ampliar más información puedes ver todos los detalles ejecutando:

 

Copiar

 

Esto te devolverá una versión ampliada con el número de contenedores, etc… Si todo está en orden, podemos pasar a ver como descargar alguna imagen.

 

Descargando imágenes  e instalando contenedores

 

Las imágenes, por decirlo de un modo simple para que entiendas, aunque a lo mejor no muy correcto, serían como los originales de donde vamos a instalar los contenedores con nuestros servicios. Viene siendo algo así como el instalador de un programa, que contiene todo lo necesario para poder instalarlo.

Pues bien, en docker tenemos una cosa que se llama Docker Hub, que es un repositorio muy chulo con imágenes de un montón de servicios. Lo bueno de Docker Hub es que permite buscar en su catálogo y generalmente (no siempre) proporciona instrucciones precisas sobre como instalar nuestros servicios. Puedes acceder al repositorio desde  https://hub.docker.com/

En nuestro caso, vamos a utilizar la entrañable imagen de Hello World, que podemos encontrar aquí. Una vez que nos situemos, debemos usar el siguiente comando para descargarla:

 

Copiar

 

Esto nos descargará la imagen, que podremos ver si ejecutamos:

 

docker image ls

Copiar

 

Una vez lo ejecutes, verás una tabla con la imagen (o la lista de imágenes si hay más de una), las etiquetas, la ID de la imagen (esto es importante), cuando fué creada y su tamaño. Una vez descargada podemos ejecutarla con:

 

docker run hello-world

Copiar

 

Este será el comando que necesitemos para ejecutar cualquier contenedor, tan solo cambiando hello-world por el nombre de nuestra imagen.

Para ver los contenedores que tenemos instalados podemos verlos con:

 

docker ps

Copiar

 

Esto nos mostrará la lista de contenedores que tenemos en funcionamiento, si queremos verlos todos debemos añadirle -a al final.

 

Eliminando contenedores o imágenes

 

Si queremos eliminar alguna imagen o algún contenedor que no estemos utilizando, podemos deshacernos de ellos fácilmente simplemente escribiendo el la terminal:

 

Copiar

 

(Esto es para borrar contenedores, sustituye ID por los primeros dígitos de la ID que le corresponda, que puedes consultar con los comandos que ya vimos)

 

Copiar

 

(Esto es para borrar imágenes, idem del lienzo…)

 

Como detener o iniciar un contenedor

 

En ocasiones, por algún motivo necesitamos o bien arrancar un contenedor o bien detenerlo, esto se puede hacer con:

 

Copiar

 

SI queremos que un contenedor se inicie automáticamente al arrancar el sistema, una cosa que podemos hacer es añadirle –restart unless-stopped a la hora de ejecutar el run.

 

Y bueno, por hoy creo que es suficiente para iniciarnos en Docker, con esto tienes una visión global de los comandos más utilizados. Evidentemente hay muchos más, pero tienes suficiente para ir probando servicios e ir explorando su funcionamiento. Si necesitas algo más siempre puedes recurrir al consabido comando:

 

Copiar

 

Por supuesto que hay instalaciones más complejas que otras, pero ahí ya entra en juego tu paciencia y las ganas que le pongas. Espero que disfrutes mucho con tus nuevos servicios, nos vemos en la red ;)